Firma electrónica

La biometría

La biométrica consiste en el estudio de métodos automáticos para el reconocimiento único de humanos apoyandose en uno o más rasgos conductales o físicos intrínsecos. El término se deriva del griego, "bios", vida, y "metron", medida.


La biometría en la informática consiste en la aplicación de técnicas matemáticas y estadísticas sobre los rasgos físicos o de conducta de un individuo, para poder verificar identidades o también identificar individuos.

En las tecnologías de la información, la autentificación biométrica se refiere a las tecnologías para medir y analizar las características físicas y del comportamiento de la persona para poder autentificar.

Las huellas dactilares, la retina, el iris, los patrones faciales, de venas de la mano o la geometría de la palma de la mano, son ejemplos de características físicas (estáticas). Son características dinámicas la firma, el paso y la forma de escribir a máquina. La voz se considera una mezcla de características físicas y de comportamiento, todos los rasgos biométricos comparten aspectos físicos y del comportamiento



Los datos biométricos en la firma electrónica escrita

Al contrario que en el caso del número secreto, nuestros rasgos distintivos garantizan que somos la persona autorizada, pues estos rasgos no podrán ser ni espiados, ni robados, ni transferidos a otra persona.

Las posibilidades de uso de los datos biométricos en la firma electrónica no se quedan en la simple identificación de la persona, como en el caso del control de acceso. Mediante una contraseña podemos obtener acceso o accionar un proceso, sin embargo, apoyándonos en rasgos dinámicos y biométricos como la firma escrita y la voz, logramos también documentar un acto de voluntad del individuo, un acto que es inseparable de la persona y que no puede darse por error.


La firma electrónica a partir de la captación de la firma escrita esta, por las caraterísticas señaladas, predestinada para ser usada en la firma de contratos, documentos, recibos y protocolos.

El aspecto dinámico de la firma escrita es muy importante, no solo porque constituye la forma perfecta de documentar un acto voluntario, sino porque permite identificar al autor, es decir, permite unir cada firma electrónica a una uúnica persona en concreto.


La firma electrónica está dividida en datos estáticos y datos dinámicos. Los datos estáticos se desprenden del trazado de la firma en dos dimensiones, y pueden revelan al grafólogo ciertos rasgos inequívocos. Los datos dinámicos de la firma electrónica son mucho más fácil de analizar que los datos dinámicos de la firma sobre el papel, pues los datos en soporte electrónico son exactos. Sólo los datos dinámicos, la presión, la dirección, la velocidad y los cambios en la velocidad de la firma, son capaces de ofrecer una seguridad máxima en el momento de identificar una firma.

Cualquiera puede, tras cierto tiempo practicando, imitar el trazado de la firma escrita de otro y no es difícil adquirir una muestra de la firma de cualquier persona. Con todo, lo que el falsificador no puede conocer y, aunque conociera, no podría imitar, son los rasgos dinámicos de la firma.


Así, la firma escrita se convierte en la mejor y más segura opción para aquellos que deseen utilizar la firma electrónica.